Saltar al contenido

“GRITO PELAO” Exuberante práctica de lo carnal

Grito Pelao en Zaragoza

"Grito Peleo" se presento en el Festival Zgz Escena, había expectación por ver la unión de Silvia Pérez Cruz y Rocío Molina, que con dramaturgia de Carlos Marquerie nos hacía albergar esperanza por ver, oír y disfrutar de un espectáculo renovador. No defraudó.

Los espectadores que sabemos que en el teatro el canon esta para romperse, adaptarse y modificarse, contemplamos desde la primera escena como enganchábamos con esa ruptura, y asistimos de principio a fin con los ojos ávidos y los oídos extasiados a un espectáculo de una factura elegante, moderna, y que sin embargo, conserva la esencia del teatro: Conmover y hacer participe al público de emociones, reflexiones y discursos, en esta ocasión íntimos, pero universales. En el escenario había un alarde de talento.

"Grito Pelao" muestra la carnal visión de la maternidad, sin complejos, con libertad, desde lo íntimo, con el erotismo fino que produce la libertad del deseo por ser madre, con la exuberancia del deseo arrebatador de ser libre. Un espectáculo en femenino, que Rocío Molina con la elegancia de las grandes divas y Silvia Pérez Cruz con esa voz que más que un instrumento es rayo que no cesa y conmueve (El tango de la vía láctea se guardará en el recuerda para siempre), bordan, cosen con la voz y las manos, con el cuerpo y la música, tejen destejen, como la madre de Rocío que nos contempla y actúa, sin exceso, con elegancia, como Mater amantísima.

Técnica con alma que nos transporta al imaginario del poder femenino, creador de la vida. Con momentos donde lo atávico se muestra al espectador que se descubre convertido en voyeur y observa el deseo de una mujer que ama de forma exuberante, que es libre, sensual, sin ataduras, que se esta desnudando en el escenario con la elegancia de lo femenino. El lenguaje de las manos que embelesa, que envuelve y focaliza la acción. Para no olvidar. En el transcurso de las casi dos horas intensas de espectáculo, nos dejamos llevar por las emociones, sin complejos, y se descubre la libertad para crear que estas dos grandes han tenido al realizar este "Grito Pelao", libertad que no deja indiferente.Grito Pelao_Silvia Perez Cruz

El espectáculo esta envuelto en una escenografía a base de proyecciones que generan una serie de imágenes apasionadas, como todo el espectáculo, con unos músicos acordes a la grandeza de las protagonistas y que se hacen imprescindibles para acompañar el discurso narrativo. Como ha dicho mi admirado Carlos Gil en la Revista ArtezGrito pelao” es un cruce entre Andalucía y Catalunya que escapa a cualquier ordenamiento que no sea emocional debido a lo que transmite este trabajo. Rocío Molina baila embarazada. Silvia Pérez Cruz, nos embaraza con su calidad musical, su sensibilidad, su poderío. Flamenco, danza contemporánea, una puesta en escena de Carlos Marquerie que acompaña de manera soberana para darnos más de dos horas de arte escénico. Música, canto, baile, luz, imágenes pregrabadas. Y en ocasiones ese arte se vuelve difícil por escapar de lo habitual, sin concesiones.

GRITO PELAO_Rocio MolinaY como la propia Silvia Pérez Cruz nos cuenta:  "Aprendiendo nuevos ritmos, paciencia, silencio, acompañar, el gesto, la poesía... en el espectáculo “Grito Pelao” que haremos hasta octubre con Rocío Molina."

GRITO PELAO_en Zaragoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: