Saltar al contenido

TENGO UN CANSANCIO ANTICIPADO



Estos días de reposo y tranquilidad pienso y me pregunto sobre muchas cosas, una de las preguntas más delicadas y difíciles de contestar es por quién está uno influido. ¿Qué? y ¿Quién soy?
Primero pienso que uno no puede decirlo, pero inmediatamente me veo forzado a contestar, estoy influenciado por cada libro que he leído, muchos libros; pero también. en mi caso, muchos cuadros, y algunas músicas, mucho teatro y algo de cine estas cosas me han hecho tal como soy.
Como decía Pesoa tengo el cansancio anticipado de lo que no voy a encontrar.
Si en cierto instante hubiera dicho sí en lugar de no, o no en lugar de sí.
Si en determinada conversación hubiese tenido frases que sólo ahora en el entresueño elaboro.
Si todo esto hubiera sido así hoy sería otro y quizá el Universo entero sería insensiblemente llevado a ser otro también.
Pero es ahora lo que nunca fui ni seré me duele, reitero es porque tengo un cansancio anticipado.
Siempre he pensado que el conocimiento, la crítica y la argumentación son las tres patas que debemos cultivar para mantener lo que soy, mantengo viva la capacidad de razonar y la disposición continua para aprender.
Pero como nos alerta el coreano Byung Chul Han en la sociedad actual los ciudadanos ya no son capaces de crecer en un fondo común de reunión y discusión que permita iniciar una conversación, la esfera pública parece que hoy en día se desmorona, vivimos la época digital donde parece que no es posible mantener un espacio público que incluya a los ciudadanos, de forma insolente, sin prejuicios ni complejos, asistimos a la desaparición del espacio público por eso mis preguntas no tienen demasiado espacio en esta sociedad irracional que se desborda por la sobreinformación y que ha hecho de los viajes una circulación humana considerada consumo:
El turismo, el viaje actual es fundamentalmente una zona de ocio para ir a ver lo que se ha convertido en banal, así nos avisó en los años sesenta Guy Debord, en su libro La sociedad del espectáculo, libro necesario leer hoy para comprender esta sociedad del cansancio.

Publicado el Categorías Entradas

Acerca de Esteban Villarrocha

Soy fundamentalmente lector, pero me gusta definirme como agitador cultural; dirijo el Teatro Arbolé desde hace 25 años, tramito diariamente muchos unicornios y sigo pensando que un mundo mejor es posible. Mi pensamiento es fruto de las utopías igualitarias del siglo XX, pertenezco a la generación de la contra cultura y la cultura al margen del estado. Desarrollo mi actividad en el, creo, mal llamado sector económico de la cultura. Además de planificar la programación del teatro, dirijo la editorial de libros, la escuela de teatro y desarrollo la distribución de espectáculos por España. Antes fui profesor, mantengo una muy buena relación con la filosofía y conservo, como licenciado en Historia, el interés por guardar memoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: